BÉISBOL

La irrupción de Elly De La Cruz

Similar a una nave espacial u objeto interestelar, el jóven Elly De La Cruz ha irrumpido en el fascinante mundo de las Grandes Ligas.

Su ímpetu en el terreno y algunos de sus records implantados en una semana (cuatro robos y cuatro impulsadas en sus primeros siete juegos, el triple más rápido del año, el jonrón más largo de la temporada en el Great American Ball Park…) hacen ver lo relajado que ha sido su sorprendente llegada al Big Show.

Aparenta fácil, pero nada más engañoso que el camino recorrido por el nativo de Sabana Grande de Boya. Primero ha tenido que forjar su nombre a sangre y fuego desde su firma en 2018 por la modesta suma de 65 mil dólares. A diferencia de Wander Franco o Vladimir Guerrero (fueron los prospectos amos del puesto número uno de MLB entre 2019 y 2021), De La Cruz no tuvo el privilegio de ser recibido con toda la parafernalia de super prospecto en sus primeros años

Hasta el 2022 Elly era un simple mortal en Las Menores y Lidom. En MiLB pasó como un jugador común en sus primeras dos campañas. Un año en Summer League en el 2019, el covid en 2020 y en el 2021 inició en Rookie y terminó en Clase A Baja (.269-5-29, 8 robos en 50 juegos en Clase A Baja).

Sus números, nada impresionantes en su segunda estación, coincidieron con un Sorteo de Novatos Lidom 2021 pletórico de talento que incluyó a Marco Luciano, Noelvi Marte, Orelvis Martínez, Jasson Domínguez, George Valera, Robert Puason o Liover Peguero, jugadores que estaban muy por encima de él en ese momento. Fue seleccionado por los Tigres del Licey en tercera ronda.

Finalizado el 2021 La Cocoa no estaba ubicado ni siquiera entre los 30 mejores prospectos de los Rojos de Cincinnati. Quizás sus más cercanos o los que nos pasamos la vida indagando y escribiendo sobre los jugadores en Ligas Menores habíamos puesto nuestros ojos mínimamente en él.

La temporada 2022 (.304-28-86, 47 robos) lo catapulta como el prospecto número 14 de MLB y el principal de los Rojos. Llega el otoño, ya en octubre tenía un nombre propio, consagrándose en el invierno con los campeones nacionales Tigres del Licey.

Su arrollador ascenso lo llevó a escalar desde Clase A Avanzada, Doble A, Triple A y Grandes Ligas en un período de una temporada y un cuarto desde que inició el 2022 hasta su llamado la semana pasada (120 juegos en 2021 entre Clase A Avanzada y Doble A; 38 partidos este año en Triple A, pues estuvo inactivo hasta debutar el 20 de abril).

De La Cruz solo necesitó 262 encuentros en las Menores para irrumpir en las Grandes Ligas (tres temporadas y algo más de un mes en 2023), sin pasar por el proceso temprano de un bono millonario o ser un súper prospecto a los 18, accionar tres años en la universidad o tener 24-25 años de edad para ascender a las Mayores.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button

Adblock Detected

Desactive su bloqueador de anuncio, Para continuar disfrutando. De las mejores noticias deportivas.