BALONCESTO

Las estrellas de la NBA a las que se le acaba el tiempo para ganar su primer anillo

Chris Paul, Harden, Westbrook… son varias las estrellas de la NBA que podrían estar ante su última oportunidad para ganar su primer anillo con varios MVP entre ellas

El tiempo se les acaba sin que hayan cumplido su deseo, el de realizarse con lo más importante que se puede conseguir en el baloncesto. Lo han sido todo, hasta cuatro de ellos han ganado el MVP, pero todavía no han besado la joya que más importa. Bien sobrepasados los 30 casi todos, varias de estas estrellas se pueden encontrar ya verdaderamente ante su última oportunidad para ganar el anillo de la NBA y no pasar a formar parte del club de reyes sin el trono del Larry O’Brien que nadie quiere: Allen Iverson, Charles Barkley, John Stockton, Carmelo Anthony…

No tendrá otra oportunidad como esta

Chris Paul

Ya casi que no hay punto de retorno para Chris Paul: o se enfunda su anhelado primer anillo este año o el logro que acaba de legitimar el legado de toda leyenda se va a quedar en una eterna ilusión para CP3. Con la cada vez menor fiabilidad que transmite con sus recurrentes lesiones en playoffs, al base de ya 38 años le ha surgido la oportunidad de su vida con los Warriors después de colmar la paciencia de los Suns.

Puede que aun después de este año al tridente eterno Stephen Curry – Draymond Green – Klay Thompson siga teniendo mucho que decir aunque no levante su quinto Larry O’Brien, pero el crédito de Paul es más que limitado. Su misión, hacer la vida más fácil a Curry cuando jueguen juntos y dar todo el sentido que le faltó al conjunto de la Bahía el pasado curso cuando el señor de los triples estaba en el banquillo.

Rompiendo con todo por el anillo

Damian Lillard (33 años)

El ansia de llenar su vacío de anillo es la gran y única razón que ha llevado a Damian Lillard a desarraigarse de sus Blazers toda la vida con la petición de un traspaso que sigue sin concretarse después de todo el verano.

A sus 33 años, la prisa y urgencia de ‘Dame’ por ser campeón de una vez por todas no es la misma que la de unos Blazers que ya dejaron muy claro su planteamiento cuando decidieron quedarse a Scoot Henderson la noche del draft en vez de usarlo como moneda de cambio para obtener una estrella de rendimiento inmediato que les convirtiera en contendientes tras dos años sin playoffs.

El base, que viene de su mejor curso con 33 puntos de media, ha estado todo el verano a gritos desembarcar en Miami para formar sociedad junto a Jimmy Butler y Bam Adebayo pero la coyuntura podría condenarle a no sólo a acabar en un destino no deseado, sino también sin los mimbres suficientes para optar al anillo.

Y es que Portland quiere sacar máximo rédito de su traspaso y los Heat, a menos que entre un tercer equipo en la operación, no tiene activos para satisfacer las demandas de los Blazers, que ven en Tyler Herro un cromo repetido teniendo ya a tiradores del perfil de Anfernee Simons o Shaedon Sharpe.

Así las cosas, en los últimos días han emergido en la puja nombres como Suns, Raptors, Bulls y hasta Sixers. Toronto y Chicago no ofrece garantías de anillo para Lillard, que se siente ante su ‘Dame Time’ para enfundárselo.

Desesperado

James Harden (34 años)

La desesperación empieza a cundir en James Harden, que ya va por su tercer traspaso forzado en dos años y medio, animador mercados invernales de 2021 y 2022, huyendo de sus Rockets de toda la vida en 2021 para desembarcar en el fallido megaproyecto de los Nets junto a Kyrie Irving y Kevin Durant, haciendo las maletas en 2022 a Philadelphia porque simplemente no soportaba a Irving.

Y tras un año y medio en los Sixers tampoco sin éxito junto a Embiid, clama por salir de ‘Philly’ acusando a su amigo de toda la vida Daryl Morey de mentir. Sólo contempla irse a unos Clippers que rompieron las negociaciones con Philadelphia ante las altas pretensiones de un Morey que quiere otra estrella a cambio.

La narrativa decía que aceptó de buen grado un rol menos protagonista al lado de Joel Embiid sacrificando puntos por asistencias -máximo pasador de la liga el último curso con 10,7 pases de canasta-, pero, la realidad, es que le molesta no ser el rey de la fiesta. También se decía que el dinero ya no le importaba tanto en favor de su ambición después de renovar a la baja en 2022. Pero su obsesión e impaciencia por un gran contrato es lo que le ha llevado a esta situación de tensión con el conjunto de Pennsylvania.

Se espera que se presente a la pretemporada. Un acto de rebeldía perjudicaría a los Sixers pero más todavía al MVP de 2018, 34 años y con dudas de que su cuerpo sea tan duradero como el de otros

Los Clippers no son de fiar para lograrlo

Russell Westbrook (34 años)

Su resurgir en la recta final de la pasada temporada han estimulado las ilusiones del primer anillo de un ‘Russ’ que cumplirá 35 años en noviembre. En el otro vecino de Los Ángeles ha ido a encontrar el MVP de 2017 su sitio para volver a ser él como no habia logrado con los Lakers, con una inmediata conexión con la hinchada y, sobre todo, Tyronn Lue, encantado que Westbrook haya traído ese indispensable carácter que define al entrenador campeón de 2016. Sus recitales de 30 y 37 puntos contra los Suns fueron significativos.

Sin embargo, las dudas de los Clippers como equipo rebajan las expectativas de Russ con Kawhi Leonard y Paul George como señalados. Si no cambian su fatídica inclinación a las lesiones por lo menos en la fase por el título -George no jugó nada y Kawhi sólo los dos primeros encuentros-, no hay ilusiones ni resurgires que valgan.

Depende de Lillard

Jimmy Butler (34 años)

Las posibilidades de que se cumpla su enésima profecía -aseguró tras las últimas Finales que el curso siguiente los Heat ganarían el anillo-, pasan en gran parte por lo que pase con Damian Lillard.

Butler está en el momento de su vida y es capaz de lo que sea con esa exhibición de 56 puntos ante los Bucks en playoffs es la prueba irrefutable. Pero ya tiene 34 años y, aunque sean consumados especialistas en ellos, no todos los años Miami va a hacer milagros. Y si lo vuelve a hacer, puede volver a encontrarse con una falta de talento que no puede paliar en las Finales como tan demostrado quedó con la clara derrota contra Denver (4-1).

Sabe Miami que le falta una estrella y que ahora mismo la mayor necesidad se encuentra además en la posición de base tras la marcha de Gabe Vincent. Kyle Lowry tiene mucho talento y agallas a sus 37 años pero no está para cargar ya con todo el peso de un equipo que siempre va de tapado pero que proclama a los cuatro vientos que quiere ser contendiente con su obsesión por Lillard.

No tiene mucho más tiempo

Paul George (33 años)

Sería una lástima para él y el baloncesto si lo hiciera ya con sólo 32 años, pero Kawhi Leonard se podría retirar con la conciencia 100% tranquila mañana mismo con los anillos de 2014 y 2019 con Spurs y Raptors en la saca.

No es el caso, sin embargo, contra su compañero de dúo que también batalla contra las lesiones, Paul George, al que se le acaban las oportunidades a sus 33 años.

Con un contrato que acaba en 2024 con la posibilidad de ampliarlo una temporada más a través de su player option, esta campaña puede ser un punto de inflexión para George, que también deberá bajar sus pretensiones económicas, pues pedía a los Knicks 4 años y 220 millones cuando el conjunto neoyorquino preguntó por él este verano.

El talento sigue más que vigente -24 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias el pasado curso-, pero el alero tiene que descubrir la manera de hacer funcionar a su cuerpo, sólo 56 partidos y toda la primera ronda de playoffs en la enfermería.

Joven aún pero el MVP sigue muy lejos

Joel Embiid (29 años)

La situación de Joel Embiid es muy diferente a la de todo el personal de esta lista, todavía sin haber alcanzado los 30 a sus 29 años. Pero la sensación de lejanía, el hecho de que el MVP reinante no haya sido capaz ni siquiera de pasar de las Semifinales de Conferencia aún contagiándose de la maldición de los Sixers empieza a preocupar. Sin pasar por alto el hecho de que él mismo tiene gran parte de culpa con su bajo rendimiento crónico en playoffs.

La llegada de Nick Nurse al banquillo de Philadelphia es un soplo de aire fresco para el camerunés, que, como Butler, depende de lo que haga otro jugador huérfano de anillo como James Harden. Sin una estrella de su calibre a su lado, será aún más difícil que por lo menos se acerque más al Larry O’Brien.

El hecho de que sus dos iguales ya tengan la preciada sortija, Giannis Antetokounmpo y Nikola Jokic, supone también una presión añadida para él.

El tren bueno era el de los Raptors

DeMar DeRozan (34 años)

Ese empachoso “qué hubiera pasado si…” tan inútil como inerte tiene que seguir rondando de un modo u otro en la cabeza de DeMar DeRozan, que nunca olvidará ese día de 2018 en el que recibió un mensaje del presidente de los Raptors, Masai Ujiri, comunicándole que sería traspasado a San Antonio a cambio de Kawhi Leonard tras toda una década en Toronto, que ganaría el anillo justo una temporada después.

Ha sido el rey de la media distancia de la última década pero, a sus 34 años, no se ha sentado aún en el trono que más importa, el de campeón. Y el contexto actual tampoco es que invite al optimismo en unos Bulls sin duda candidatos a playoffs con el trío que forman DeRozan, Zach LaVine y Nikola Vucevic pero faltos de ese base diferencial que no podrá ser un año más un Lonzo Ball que seguirá en la enfermería y que Chicago querría encontrar en Damian Lillard.

Tampoco es alentadora la historia reciente de la franquicia de Illinois, no sólo sin anillo desde los tiempos de Michael Jordan, sino sólo unas Finales de Conferencia alcanzadas en 2011, el año del MVP de Derrick Rose. Y, aún peor, apenas una participación en playoffs en los últimos 6 años, eliminados en el ‘play-in’ el pasado curso.

DeRozan acaba contrato en 2024. O mucho cambia la cosa o, si de verdad quiere el anillo, el escolta deberá buscar nuevo hogar.

Los Grizzlies le brindan una merecida oportunidad

Derrick Rose (34 años)

Con su incorporación a los Grizzlies, la NBA ha brindado una gran oportunidad a Derrick Rose, que ve subir las opciones de primer anillo tras sus lesiones y su infrautilización en los Knicks, condenado el año pasado a mero mentor con sólo 27 partidos y 12,5 minutos de media, apenas participando en los playoffs para llevarse aplausos del Madison Square Garden.

En Memphis va a ser un necesario mentor para Ja Morant incluso en lo que el base tarda en volver a jugar pero también va a tener su papel como primer base suplente de Marcus Smart, por ver cuál será su rol una vez Morant cumpla su sanción de 25 partidos.

Lejos quedan aquellas maravillosas exhibiciones con las que se ganó el MVP de 2011, pero, a sus casi 35 años, Rose tiene aún mucho baloncesto y una valiosa experiencia que aportar, con una humilde predisposición a ejercer la función que sea.

Difícil, pero no imposible

Blake Griffin, DeMarcus Cousins…

Hay un grupo de grandes jugadores en la agencia libre que, si bien su mejor época ya ha quedado muy atrás como refleja el hecho de que estén sin equipo, han mostrado un talento digno de anillo. Es el caso de Blake Griffin (34 años), DeMarcus Cousins (33) o John Wall (33). E incluso de dos ex estrellas con equipo que han liderado el éxodo masivo a Europa este verano de jugadores de la NBA, como son el caso de Kemba Walker a sus 33 años (Mónaco) y el azulgrana Jabari Parker a sus todavía 28, con las lesiones interrumpiendo el magnífico proyecto que apuntaba ser el número 2 del draft de 2014.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button

Adblock Detected

Desactive su bloqueador de anuncio, Para continuar disfrutando. De las mejores noticias deportivas.